Demasiadas palabras

Inicio » Opinión » Hoy puede ser un gran día

Hoy puede ser un gran día

Aunque hoy pueda ser un gran día, votaré sin entusiasmo. Todos hemos podido acceder a las propuestas, a los mensajes, a los análisis más sesudos y a las críticas más sesgadas. Una vez más, hemos asistido a la representación de la política electoral, esa en la que brilla la indecencia y el tacticismo. Hoy puede ser un gran día, sí, pero votaré sin entusiasmo, desde una posición desapasionada.

Hay, quien entusiasmado por las perspectivas, afirma que pocos podrán decir ahora que este es un pueblo sin pulso o que vive de espalda a la tensión política. Hay quien sostiene que del 15M en adelante el país vibra y que el espectáculo de estas elecciones ha sido incomparable. ¿De verdad hay tanta implicación por los asuntos públicos? Igual solo hemos asistido a eso, a un espectáculo en la televisión y en las redes sociales. La cuestión radica cuando al terminar la representación y al apagarse los focos, al bajarse el telón de lo más teatral de la política, hay quienes se quedan perplejos en el patio de butacas sin saber cómo proceder.

Me pregunto si fuera de platós televisivos y otros medios, se exterioriza el deseo de mejorar la gobernación, de castigar en las urnas a los corruptos; si hay necesidad de arrinconar a la indecencia. La lucha de partidos, como siempre ha batallado más en contra de los contrincantes que a favor de los respectivos programas electorales. Como suele suceder, los idearios se airean menos que las consignas, las estrategias pesan más que las propuestas y la polémica logra más titulares que la reflexión. Los medios de comunicación se han atrincherado de manera clara, en algún caso de manera vergonzosa, y las redes sociales han sido un espacio ocupado por incondicionales que, en ocasiones, han desplegado talento e ingenio tanto en la crítica como en la adhesión.

Se ha vendido ilusión, pero cuidado; la ilusión comparte campo semántico con términos como ilusorio o engaño. Atentos, porque concluido el periodo de mítines continuará el de las arengas. El panorama es tan desolador que hay quienes no tienen escrúpulos en seguir votando a una opción que ha hecho de la política pura indecencia y quienes se conforman con votar por un gobierno decente, de mujeres y hombres decentes. Pero la decencia, que debiera ser una cualidad necesaria en quienes se postulan para representar a los electores, no es suficiente para aliviar la necesidad vital de los más débiles ni garantía de mayor justicia social.

Votaré desde el escepticismo y con el deseo de que las personas pasen a ser más importantes que las estadísticas. Votaré pensando en la educación y sanidad pública y deseando que la política se haga con más dignidad y valentía. Luego, recontados los votos, será el tiempo de aceptar los resultados y observar cómo se plasma todo lo dicho y vociferado sobre la solución de los problemas económicos, sobre la garantía de derechos sociales o sobre la dignidad. En democracia hay que elegir y, como la papeleta que depositamos en la urna no está dotada de un chip inteligente que advierta de los excesos y desvíos, habrá que seguir atentos.

Votaré. Sabiendo que no todos vamos en el mismo barco. Votaré con dignidad y en conciencia; sin entusiasmo para que no me vuelva a defraudar lo votado. Hoy puede ser un gran día pero, como dice El Roto, aún no sé con quien equivocarme. Y en todo caso, votaré convencido de que el destino de un país no depende tanto de cómo o a quién se vota sino de la actitud diaria de de sus ciudadanos.

Es domingo, escucho a Marco Mezquida y Manel Fortià:

Algunos post interesantes: Día de reflexión Votar con el corazón y una sonrisa Jornada de reflexión Por el sectarismo hasta la derrota final Elecciones generales 2015: de nuevo nos la quieren jugar Hagan juego Hooligan El 20D o la gran ilusión Por qué voy a ir a votar

Anuncios

4 comentarios

  1. marujamoyano dice:

    Yo he votado con entusiasmo, querido amigo. Siempre hay que tener la ilusión dispuesta para cambiar el futuro. Todo camino por largo que sea, comienza con un paso. Un abrazo.

    • Juan dice:

      Me alegro del entusiasmo con que has votado. Por el contrario, y tal vez como simple recursos preventivo, el mío ha sido un voto escéptico. Y sinceramente, lo que las noticias y declaraciones que están saliendo no auguran un tiempo para celebrar. Entiendo que las prioridades en cualquier negociación no pueden ser otra la lucha por la justicia social y la lucha por la igualdad: la defensa de las políticas públicas en educación, sanidad y dependencia, por ejemplo, serían las únicas líneas rojas que debieran ponerse sobre el tapete. ¿Lo demás? Teniendo importancia otros asuntos, los observo como elementos para no atender las necesidades más urgentes y estrategias interesadas. Saludos y gracias por comentar

  2. No todo cae en saco roto, y aunque la reacción en caliente sea pensar que este país no tiene remedio, lo que ha pasado esta noche es muy importante para un país tan inmovilista, tan repleto de gente miedosa y escéptica. Hoy sí que ha empezado el cambio imparable. Un abrazo.

    • Juan dice:

      Benjamín, lo sucedido será importante si cada grupo entiende que por delante de sus réditos futuros estamos los ciudadanos. De lo contrario se abrirá un escenario diferente y con otros actores que, sin embargo, representarán una adaptación de la obra ya conocida. Espero equivocarme y que ese cambio imparable que deseas y comparto, contradiga a mi pesimismo. Saludos y gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: