Casinos burgueses

Cierto espíritu asociativo

 Se reproduce texto publicado en el blog El papelón de José María Rodríguez Díaz.
La Burguesía, esa nueva clase que surgió definitivamente con fuerza en España y en Europa en el siglo XIX, necesitó espacios propios donde reunirse y fomentar sus relaciones entre sus miembros, así surgieron los casinos como locales identificativos de la sociabilidad burguesa. Los estudios sobre sociabilidad en España han tenido como precursores a los historiadores franceses y nuestros compatriotas han tomado sus afirmaciones como verdades ciertas. En 1989 Jacques Maurice afirmaba que en la provincia de Sevilla la aparición de los casinos burgueses no se produjo hasta finales del siglo XIX “con varias décadas de retraso sobre la capital”. De ser eso cierto, la provincia de Cádiz estaría muy por delante de la sevillana en espíritu asociativo, pues los primeros casinos con este nombre aparecen nada más fallecer Fernando VII y no sólo en la capital Cádiz, ya que se le anticiparon otras ciudades de la provincia como Algeciras.
La aparición de esos centros burgueses la podemos observar en la población de Vejer de la Frontera, donde en el siglo XIX se crean varios, siendo los primeros  la “Sociedad Dramática Vejeriega” y el “Casino Vejeriego de Labradores e Industriales” ambos creados en 1859, a los que siguen en 1862 el “Casino de Vejer”, en 1865  el casino “La Unión” y cierra la lista del siglo XIX en 1868 el “Círculo Recreativo Vejeriego”. Esta lista continuaría  en el siglo XX donde surgen en 1917 el “Casino Vejeriego” y en 1926 el “Nuevo Casino de Vejer”.
 

Para ver el espíritu que animaba a estos burgueses vejeriegos nos detendremos en las dos sociedades primeras, la “Sociedad Dramática Vejeriega” y el “Casino Vejeriego de Labradores e Industriales” este último una sección que se independiza de la primera para buscar “el esparcimiento, recreo y grato solaz que se exige y recomienda en toda sociedad culta” y que prueba la modernidad de esa población ya que, por poner un ejemplo, el “Real Círculo de Labradores” sevillano no se crea hasta 1923.

Sus fundadores, “unos cuantos jóvenes que llegando a estrechar más y más sus relaciones por este medio, cooperen o contribuyan…a ese bien público que la mayoría sensata constantemente anhela y reclama”, pretendían nada menos que “alejar y disminuir los vicios, contener los ímpetus, desterrar las disensiones que naturalmente produce la crítica apasionada y mordaz, para formar las ideas, fraternizarse y propagar la ilustración que tanto necesita un pueblo como lo es éste, puramente agrícola y en donde desgraciadamente se carece de recursos para alcanzarla por otros medios más eficaces y escogidos”. 
   
Sus promotores Manuel de Torres, Juan Labat, Francisco Mateo, Ramón Molina, Francisco Gallardo, Servando Núñez, Ramón Lagos, José Corrales, Pedro Rey y Cayetano Padín merecen al menos nuestro recuerdo.
Sacado del Archivo Histórico Provincial de Cádiz.

Leer en el blog original

http://wp.me/p4cJai-1s

Anuncios