Demasiadas palabras

Inicio » Opinión

Archivo de la categoría: Opinión

Si hay gobierno

Como los perros de Pavlov. Ya saben, salivar al escuchar el sonido de una campana. Algo así sucedió al anunciarse el principio de acuerdo entre las dos formaciones de izquierda. La prensa amarilla y cañí, los empresarios más radicales, el IBEX y sus especuladores, incluso la jerarquía eclesiástica, tan parsimoniosa para determinados asuntos, advirtieron del apocalipsis: ¡Alerta! España en peligro. Tampoco faltaron los voceros de la derecha, «jarrones chinos» y otras joyas aconsejando lo que tiene que hacer la izquierda para que continúe gobernando la derecha. (más…)

Ese 15%

Aunque en política resulte imposible, dice el dicho que después de la tempestad viene la calma. Los nubarrones del día 10 de noviembre se convirtieron en tormenta al llegar la noche y conocerse los resultados. Tanto la irresponsabilidad de los partidos de izquierda como la acción de blanqueo de medios y de distintas opciones políticas han podido ser determinantes para el fortalecimiento de la extrema derecha. Si la tormenta no arreció con más virulencia fue debido a que los electores, una vez más, salieron al rescate de unos políticos que antepusieron sus intereses, egos o ambiciones, a las necesidades de sus representados. La irresponsabilidad de los dirigentes se contrarrestó con la responsabilidad de unos electores que entendieron, pese al hartazgo y cabreo, que era necesario acudir a las urnas para detener la carcoma antidemocrática de la ultraderecha. (más…)

De votante a revolucionario

Ya fueran municipales, autonómicas, generales o europeas, he votado en cada convocatoria electoral. En unas ocasiones con entusiasmo, en otras con bastante escepticismo, como si se tratara de una incómoda obligación democrática. Ahora, cansado de escuchar la misma cantinela de siempre sobre los políticos y de los políticos, opto por desconectar. Que si sólo miran por sus intereses, que ya no hay dirigentes con la talla política como los de antes —¿quiénes son los de antes?—; que si este supone un peligro, que ese otro es un ególatra o aquel un impresentable. En fin, como cantaba Serrat: «Harto ya de estar harto, ya me cansé». (más…)

Escribir

Un día me dije: si te gusta escribir, escribe. Escribe de todo y de cualquier cosa, sin prejuicios. Escribe de la juventud, de la lluvia, de lo que ves o de lo que intuyes; del placer de la convivencia feliz, del café caliente, de tus hijos. Escribe sobre el poder, el amor, la música; escribe de cuanto se tercie y te apetezca. Si te gusta escribir, hazlo; puedes redactar unas líneas sobre el sabor de la cerveza, sobre esos jóvenes felices que pasan a tu lado o de los viejos caminando hacia las entidades bancarias cada primero de mes. Escribe de lo que se te ocurra, de lo que te ronde por la cabeza. (más…)

Sociedad zombi

El poder, en el nivel que se quiera, necesita de personas sumisas o incapaces de preguntarse nada. Las organizaciones políticas, como las  sociales o religiosas, prefieren adeptos y fieles contumaces que no duden ni hagan autocrítica. ¿Discrepancias? Si fuera necesario, las mínimas e indispensables para ofrecer una apariencia de pluralidad. Al fin y al cabo, todo poder anhela una uniformidad carente de conflictos. (más…)

Desahogo equidistante

Tras el desacuerdo, el cuerpo me pide un desahogo y un tiempo de desconexión. Aunque me haya refugiado en el escepticismo, lo ocurrido con la investidura fallida me produce cierta tristeza. ¿Qué fue del interés general, de aquellas apelaciones a la defensa de valores compartidos o del viejo y siempre actual latiguillo de «programa, programa, programa»? El entendimiento se presagiaba complicado, cuando desde el principio, ambos partidos se mostraban más como enemigos escupiéndose recelos y desconfianzas que como contrarios empeñados en tejer alianzas. (más…)

Consejos vendo

Con cierta frecuencia escribo en este blog, a propósito de la manipulación mediática y política, demandando un cierto grado de escepticismo sobre toda la información que se publica y sobre cuanto se nos presenta como incuestionable. Además de insistir en la necesidad de una actitud crítica ante los mensajes que recibimos y contenidos a los que accedemos. Pues bien, como dice el refrán: consejos vendo que para mí no tengo. (más…)