La castellana de Vejer

Novela de Manuel Fernández y González
Novela de Manuel Fernández y González

Bien quisiera la hermosa y fuerte castellana…

El 14 de octubre de 1923, en la página cultural de El Imparcial denominada Los lunes de El Imparcial, se publica una novela corta de Manuel Fernández y González, con ilustración de Salvador Bartolozzi, que atiende al título de «La castellana de Vejer».

Fernández y González es un autor de obras que, en su día, tuvieron un enorme éxito. Su nombre se pierde hoy, sin pena ni gloria, entre tantos otros. Manuel de la Revilla escribió en alusión al autor sevillano: «Mezcla singular de grandes cualidades y grandes defectos, merecedor a la vez de entusiasta aplauso y severa censura, su paso por las letras españolas ha sido como el de la nube tempestuosa que deslumbra con su belleza y juntamente lleva por doquiera desolación y ruina». En la «Historia de la literatura Española», coordinada por J. Mª Díez Borque se puede leer: «De los 200 títulos, aproximadamente, que publicó este nuevo monstruo de la naturaleza, solamente una parte de los mismos merecen el apelativo de novelas, siendo los demás paraliteratura, folletín, casquijo, sobras».

El Boletín del Círculo andaluz de Buenos Aires, publica un interesante estudio biográfico de Fernández y González,  en el que descuellan estas verdades desconsoladoras ¹: «Sus contemporáneos le fueron hostiles y la posteridad nada interesada en hacerle justicia… Es que D. Manuel no fué consagrado de  “real orden” y por eso su colosal talento no merece la glorificación que se le hace a cualquier politicastro».

Pero, mientras el nombre del autor de esta novela corta se pierde y cae en el olvido como el de otros tantos. al no soportar el paso de los años, todo lo contrario ocurre con el dibujante que ilustró el relato para Los lunes de El Imparcial. Salvador Bartolozzi, con el paso de los años ha ganado en consideración y cierto prestigio. Cabría recordar que la segunda mitad del siglo XIX supuso un periodo de expansión editorial y el desarrollo de la prensa ilustrada. Desde entonces, y hasta bien entrado el s. XX, se produce una enorme demanda de dibujantes ilustradores. Junto a Penagos o K-Hito, por citar a dos referencias de la época, destaca Bartolozzi que colaboró  en la prensa madrileña en diversos rotativos: Nuevo Mundo, La Esfera, Blanco y Negro o el ya referido Los Lunes de El Imparcial. Habría que destacar igualmente su colaboración y amistad con Ramón Gómez de la Serna o recordar que ilustró la novela póstuma de Ramón del Valle-Inclán El trueno dorado

En la bibliografía consultada, no se encuentra referencia alguna a la novela corta que nos ocupa y que puede interesar a los vejeriegos por utilizar el nombre de Vejer en el título y situar la acción en esta población. La obra, que responde al prototipo del relato histórico del romanticismo decimonónico, carece de valor literario y será reproducida, por entregas, en esta misma sección del blog.

¹ La Alhambra (Granada. 1884). 31/10/1923, página 32

I, II

Anuncios