Demasiadas palabras

Días y palabras

bloguers_rc1

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 343 seguidores

Mi Ping en TotalPing.com

La imagen de cabecera es un fragmento de la obra “Cuatro amigos con sus sombras”, de Dimitris Papazimouris, bajo Licencia Creative Commons.

Facilitar la investidura

Al intentar seguir la actualidad observo periodistas exaltados que, ante la propia dificultad para convencer se dedican a gritar, descalificar y poner caras, como estúpidos emoticonos. Les observo y me pregunto si interesa a alguien lo que puedan decir, si sus apelaciones grandilocuentes, entre soflamas y desprecios, incitan al rechazo o a la reflexión. Ignoro si las ideas y las opiniones se devalúan porque no existen, no se exponen o porque no dedicamos tiempo a pensarlas, ya sea para refutarlas, matizarlas o asumirlas y grabarlas en nuestra memoria. (más…)

Cambiar de opinión

Con frecuencia utilizamos argumentos, frases y tópicos mil veces dichos. Repetimos lo que hemos escuchado, lo que otros han dicho o escrito. Como necesitamos certezas; consolidar lo que ya pensamos, leemos la prensa más afín y buscamos referentes políticos o intelectuales para que actúen o piensen por nosotros, para que nos suministren argumentos y seguridad. Sin embargo, habría que leer y escuchar a quienes no pensando como nosotros fueran capaces de hacernos dudar. ¿Pensar por nosotros mismos? ¿Para qué? Resulta más cómodo mirar de lejos; con la distancia todo se distorsiona mejor. (más…)

Apuntes sobre Vejer I: Las Hazas de Suerte

Haza, según el DRAE, es una porción de tierra labrantía o de sembradura. Las Hazas de Suerte son bienes de dominio público cuyo aprovechamiento corresponde a los vecinos de Vejer de la Frontera que se materializa en cada uno de los terrenos del común de vecinos que se sortean cada cuatro años. En el sorteo, los agraciados reciben una cantidad de dinero que corresponde a las rentas de esas tierras; cantidad que varía en función de la haza que le haya correspondido ya que no todas tienen las mismas hectáreas ni la calidad de las tierras es idéntica. El gran acierto de este sistema no es solo la participación de los todos los vecinos en el disfrute de las rentas que generan las tierras comunales, sino que ha protegido a los pequeños agricultores que, asentados en estas tierras, han consolidado una forma de vida. El riesgo que se cierne, es el creciente despego de la gente joven hacia el trabajo en el campo. (más…)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 343 seguidores