Demasiadas palabras

Inicio » s.XIX » Republicanos

Republicanos

Cuando en 1868 una revolución destrona a Isabel II se inicia un periodo político complejo. Tras el reinado efímero de Amadeo de Saboya se produce un cierto desplazamiento hacia la izquierda ideológica. La proclamación de la I República y la intervención en política de los intelectuales así como una serie de movimientos cantonales y sociales configuran un periodo de nuestro pasado que se nos suele presentar plagado de falsos tópicos e innumerables mitos.

Se reproduce, respetando las normas ortográfica de la época, información publicada en La Discusión en mayo de 1869.

El comité republicano de Vejer de la Frontera ha quedado constituido con los ciudadanos siguientes:   Presidente, Felipe Enciso.— Vicepresidente, Antonio Lara.— Vocales, José J. Mena.— Antonio Muñoz.— Manuel Lasso.— José Tello.— Ramon Rivera.— José Bermudez.— Secretario. José Muñoz.

Luego de constituido ha dirigido á sus conciudadanos la siguiente patriótica alocución:

«Ciudadanos: Constituido este comité por aquellas personas á quienes designó vuestro sufragio, cree su primero y mas imperioso deber el manifestaros su profunda gratitud por la señalada que habeis dispensado á sus individuos, depositando en ellos vuestra confianza; la que están orgullosos de haber obtenido, no tanto por la distincion que con ella se les confiere, como porque les proporciona el medio de coadyuvar mas eficazmente el triunfo de la santa idea, cuya realizacion práctica es el objeto de nuestras ardientes aspiraciones.

Gravísima es la situacion que atravesamos: la libertad, tantas veces invocada y tantas otras escarnecida, está á punto de perderse por la intransigencia de unos y la impaciencia de los otros; la grandiosa Revolucion de Setiembre va quedando reducida, por las mismas causas, á las estrechas y mezquinas proporciones de un pronunciamiento: pero aún no debemos desesperar; aún permanece abierto en el pueblo el brillante camino por donde se lanzó tan gloriosa como cuerdamente desde los primeros días de la Revolucion. Por eso este comité, imitando la patriótica y noble conducta de los del resto de la nacion,  os ruega, y si es preciso os manda, en nombre de los sagrados principios que defendemos, que no creeis obstáculos que intercepten la via que nos ha de conducir al goce tranquilo de los imprescriptibles derechos de la humanidad. ¡Orden, republicanos! El empleo de la fuerza comprometería, mas bien que salvaría, nuestra bandera; Cádiz, Málaga y Jerez son un elocuente testimonio de lo que decimos; es preciso no malgastar, en una série infructuosa de motines, una virilidad de que tanto necesitamos para grangearnos   el respeto y la estimacion   de nuestros mismos enemigos. Respecto á este punto,  nuestras escitaciones no serán nunca desoidas por nosotros; así lo creemos y tenemos el derecho de esperarlo de un pueblo que, como el de Vejer,  puede citarse con orgullo como un modelo digno de imitarse por todos los que aspiren á merecer el título de cultos é ilustrados.

Por lo demás, todo cuanto haya necesidad de hacer en pró del triunfo de nuestras ideas, todo teneis el derecho de esperarlo y de exigirlo á este comité: allí donde veamos una promesa burlada, un derecho hollado, allí levantaremos nuestra voz protestando enérgicamente contra los abusos, sea cualquiera su origen,  sea cualquiera que sea la autoridad que les preste su apoyo; así, pues, este comité se propone dirigirse a las Cortes protestando contra la odioso contribucion de sangre que ¡aun hoy! pesa sobre nuestro pueblo, y pidiendo la independencia de  la Iglesia y del Estado, la derogacion del impuesto personal, el desestanco y la declaracion terminante y absoluta de los derechos individuales.

Deber es tambien de este comité, el de tranquilizar vuestros ánimos respecto a las consecuencias del próximo sorteo: el ayuntamiento de esta villa, compuesto de individuos que han salido del seno de nuestro partido, no podia mirar con indiferencia las lágrimas de vuestras madres y esposas, que veian con terror acercarse el dia en que se arrancarian de sus brazos á esos pedazos de sus entrañas, que constituyen su alegria y su apoyo; así es que, escitando los elevados sentimientos que animan á este vecindario, estudia los medios de redimir del servicio de las armas á todos los jóvenes á quienes quepa la suerte de soldado, y este comité tiene la seguridad de que ni una sóla familia será privada   de sus hijos por esta causa.

Para concluir os recomendamos la union mas intima entre todos los miembros del gran partido republicano, la confianza mas absoluta en lo que os dirigen, y sobre todo una gran fé en nuestras ideas; fé y confianza, que el porvenir es nuestro.

¡Viva la República federal ibérica!

Vejer de la Frontera 28 de mayo de 1869.
Siguen las firmas.»

LA DISCUSION
Viernes 2 de abril de 1869

ladiscusión

http://wp.me/P38xYa-2A

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: