José Morillo Ferradas

Cabeza de anciano
Cabeza de anciano

Al no encontrar biografía ni texto de especial interés, en esta ocasión, articulamos unas palabras sobre José Morillo Ferradas, que ha sido actualidad recientemente por la restauración de su «Andrómeda encadena».

Se sabe que estudió en la Escuela Oficial de Bellas Artes de Cádiz y marchó a París, gracias a una beca de la Diputación Provincial conseguida en 1877, para formarse en la ciudad de la luz. Allí, trabajó en los talleres de Francisco Domingo MarquésLéon Bonnat. A su regreso en 1885, se casa con la hija de su antiguo maestro Ramón Rodríguez Barcaza; opositó a la Ayudantía numeraria de Dibujo lineal y de adorno de la Escuela Provincial de Bellas Artes de Cádiz, donde ejerció como profesor de Colorido y Composición por 8.000 pesetascomo se puede leer en el número 677 de la «Gaceta de Instrucción Publica». Su presencia, como parte del profesorado de la Escuela, significó una clara renovación de la estética gaditana.  En Cádiz alterna la labor docente con una producción pictórica que coloca entre los coleccionistas particulares gaditanos y especialmente en Argentina. Fue nombrado conservador del Museo de Cádiz y miembro de la Real Academia de Bellas Artes de Cádiz.

De su paso por la Academia gaditana se dice que  influyó decisivamente en los artistas locales de la época, en buena parte, debido a su personalidad. La escuela gaditana permaneció anclada en el realismo del que era un claro exponente José Morillo tal y como se puede leer en la “Historia del Arte en Andalucía”: «fue, desde su cátedra gaditana, maestro de varias generaciones y artista de estilo propio en el que puede señalarse una evolución que va desde el historicismo al pleno realismo». En cualquier caso, José Morillo representa la línea conservadora de una pintura gaditana que desecha las innovaciones  aportadas por el modernismo y, por ejemplo, se mantiene al margen, pese a la luz maravillosa de nuestra tierra,  del cromatismo luminoso de Sorolla.

En el III Congreso de Academias Andaluzas, celebrados en Cádiz en octubre de 1983, Antonio de la Banda y Vargas, afirmó:

La plenitud del naturalismo la encarna el fecundo José Morillo Ferradas (1853-1920) quien, tras pasar por el cuadro de historia y después por el casacón, desembocó en una pintura exquisita, de grandes aciertos en lo que a soltura de pincelada se refiere, donde la renovación estética que el estilo conlleva se hace realidad tanto en los asuntos de carácter cotidiano como en sus magníficos retratos.

Para contrastar algunas de estas afirmaciones y, llegado el caso contradecirlas, se reproducen algunas de las obras del pintor vejeriego.

Diadumenos
Diadumenos

Mosqueteros
Mosqueteros

María de edad madura
María de edad madura

Bebiendo en la gtaberna
Bebiendo en la taberna

Hombre sentado con cántaro
Hombre sentado con cántaro

En la posada
En la posada
Anuncios

Un comentario sobre “José Morillo Ferradas

  1. Poseo un cuadro de Morillo, firmado, recibido de mi padre, me da alegría saber acerca de su biografía, ya que luego de haber consultado en mi país sobre la biografía del artista, muchos críticos y expertos de arte no supieron responder ni dar antecedentes por ignorancia sobre el autor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s