Demasiadas palabras

Inicio » Política » El consenso y Rajoy

El consenso y Rajoy

Aceptar que nos mienten y hacer oídos sordos a cuanto nos dicen, puede ser indicador de madurez, desidia o complicidad. Hemos asumido, como algo natural, que los políticos sólo buscan nuestros votos y aceptamos que, en ésa búsqueda, traten de engañarnos. Sabemos que el lenguaje político, al construirse con ambigüedad, medias verdades y falsedades completas, resulta un galimatías propicio para la manipulación y la demagogia. Pero, ¿seguimos aceptando que nos mientan y que se dirijan a nosotros como si fuéramos imbéciles?

El presidente del Gobierno antes de emprender su viaje a China, para vender alfalfa y repetir la milonga de lo bien que va España, justificaba la retirada del proyecto de ley sobre el aborto por falta de consenso. «No podía seguir adelante con una ley que el próximo Gobierno fuera a derogar al minuto uno», fueron las palabras textuales de Rajoy. ¿Anunciaba un nuevo tiempo como sugería El País, cada día más elocuente en sus editoriales, o estaba insinuando que el próximo gobierno ya no será del PP? Nada de eso. Simple estrategia electoral. Controlado adecuadamente el Tribunal Constitucional, el presidente hace limpieza interna, no retira el recurso de inconstitucionalidad y confía que el TC, presidido por un militante del PP, le haga el trabajo para evitar una importante fuga de votos.

De un Gobierno que ha usado su mayoría absoluta sin contemplaciones, sorprendería su conversión repentina. Eso del consenso en los labios de Rajoy suena a señuelo y a enmascaramiento de intenciones. En democracia, el consenso, sólo es aceptable en casos puntuales y con carácter excepcional. Consenso es sinónimo de uniformidad y, de alguna manera, supone una tara democrática. La democracia se sustenta en la diferencia. Si cada opción política representa un proyecto, una forma diferente de observar la realidad y de proponer soluciones, apelar al consenso puede suponer una renuncia. Se vota a una determinada opción porque se confía en su programa, en las promesas que hace, en las soluciones que propone y en las personas encargadas de cumplirlas. El partido o los partidos que forman gobierno debieran gobernar conforme a los programas promesas y soluciones ofrecidas. El resto de las fuerzas políticas tienen la importante la labor de fiscalizar la acción de gobierno, proponer soluciones alternativas y persuadir a los ciudadanos de los intentos de engaño y seducción que, sin duda, hará el poder.

Desde hace tiempo hay una corriente que enarbola la bandera del consenso, de los pactos de Estado y de la unidad para hacer frente a todos los problemas. ¿Unidos contra la crisis? Por supuesto, pero ¿nos unimos junto a los directivos del IBEX 35 y con quienes han preferido socorrer a la banca antes que a los ciudadanos? ¿Unidos contra el paro? Faltaría más, pero ¿nos unimos a los defensores de rebajar salarios, de aumentar las horas de trabajo y reducir los derechos laborales? Unidos por la sanidad, la educación y la justicia. De acuerdo, pero qué hacemos con quienes planifican la voladura de la sanidad y la educación pública, ¿nos unimos a quienes han diseñado una justicia para ricos y otra para pobres? ¿Nos unimos a quienes han reducido nuestros derechos y libertades?

Aunque, en circunstancias excepcionales, es necesario cerrar ojos, tapar la nariz y controlar la náusea, recordemos que la democracia se sustenta en el contraste de ideas y en el respeto a las diferencias. Negociación y diálogo siempre; pacto, en ocasiones; consenso y pactos de Estado sólo en circunstancias muy excepcionales. ¿Qué sentido tiene una democracia en la que todo se pacte? Entre el consenso y la uniformidad, ¿dónde dejamos el debate político?, ¿dónde la discrepancia? ¿Volvemos al partido único?


Aborto: El PP se lanza a por el electorado de centro, Fanatismo antiabortista, El aborto de Gallardón, Aborto forzado, Aborten las opiniones, Querido Gallardón, Cálculos electorales y otras molestias, Lo que Gallardón mete en el cajón, Rajoy lo envía a la papelera…, Gallardón: el títere acabado, Que parezca una dimisión.

http://wp.me/p38xYa-T2

Anuncios

5 comentarios

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Aceptar que nos mienten y hacer oídos sordos a cuanto nos dicen, puede ser indicador de madurez, desidia o complicidad. Hemos asumido, como algo natural, que los políticos sólo buscan nuestros votos y aceptamos que, en Ã..…

  2. En la España parlamentaria y bipartidista consenso es un eufemismo de cinismo. Estamos en manos de cínicos sociópatas. Saludos.

  3. icástico dice:

    Hay diferencia entre que te mientan una vez o te mientan por sistema, pero puede ocurrir que las consecuencias de una sola mentira sean tan “graves” o más que la de la mentira compulsiva o sistemática, sobre todo si esa única mentira procede aquel (partido o persona) en el que has depositado tu confianza por haber creído que él no lo haría, que sería diferente.
    De quien desconfías o ya tienes referencias das por hecho que engañe habitual o “profesionalmente” sin que eso signifique que lo aceptemos, seamos maduros o cómplices, solo queda esperar cuatro años y llamarle mentiroso en las urnas. Claro que a los acólitos a un determinado color político, a los fanáticos, no le importan los medios (maneras), sino el fin. Si se apuñalan entre ellos en los escaños ¿qué no nos harán a nosotros?
    Agradecido por el enlace.

    • Juan dice:

      Hay una mayoría de ciudadanos que aceptan el que les mientan. Si no fuera así ¿cómo explicar el voto a partidos que mienten y han mentido constantemente? Ahora que se habla de regeneración, bastaría con el compromiso de no falsear la realidad y con hacer de la verdad un principio democrático, exigible e irrenunciable.

  4. grojol dice:

    http://wp.me/p1Bx0Z-fC

    En el enlace anterior están mis nominaciones al Versatile Bloguer Award y tu blog está en ellas.
    ¡Enhorabuena!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: