Demasiadas palabras

Inicio » Opinión » Estercolero

Estercolero

¿Democracia? A este país lo han convertido en un estercolero nauseabundo. Un país con un Gobierno que, no contento con saquear las arcas públicas, esquilma a la clase trabajadora, prioriza a la escuela concertada y usa la justicia como un instrumento político al servicio de sus corrupciones. Este es un país de chiste cuando vota a un Gobierno que, entre otras tropelías de mayor enjundia, ordena poner la  bandera nacional a media asta por la muerte de Cristo. Este es un país con un presidente que escribe a su penúltimo delincuente: “hacemos lo que podemos”. Mientras, la prensa y parte de clase política, nos entretienen con ese inofensivo «Luis, sé fuerte».

Este es un país donde, entre otros disparates, el primer partido de la oposición, por orden de su gestora, presta el apoyo necesario para que  esta caterva de impresentables continúe gobernando e impide, en el Congreso, un pleno monográfico para que el presidente del Gobierno rinda cuentas por la corrupción. En todo caso, todo país de chiste necesita chistosos y una clac predispuesta a reír sus ocurrencias. Este es un país que ha pasado de «La Ruta del Bakalao» —72 horas continuadas de excesos, drogas y descontrol— a la ruta del PP —precariedad, desigualdad y corrupción—. Ruta que le permite ensartar su choriceo en una ristra interminable y siempre con la misma hoja de ruta. De la negación absoluta, tipo «esto no es una trama del PP, es una trama contra el PP» a la ignorancia bobalicona de «ese señor del que usted habla». Porque para el PP y sus paniaguados, la corrupción no existe; todos sus casos son invención y manipulación de los partidos políticos, de la prensa o la policía. Y como resulta que esta desvergüenza no tiene consecuencias electorales, la jugada se repite una y otra vez como una soporífera noria. ¿Alguien puede entender cómo hay casi ocho millones de electores que continúan votando a esta gente?

Todos sabemos que la corrupción política consiste en utilizar los cargos y funciones públicas en beneficio personal o del partido. Pero, sería un error fijarse sólo en el aspecto económico de la misma. Mucho más grave, en términos democráticos, es la utilización del poder para perpetuarse en el mismo mediante prácticas mafiosas como el control y obstrucción a la justicia o de los medios de comunicación.

¿Habría corrupción política en una sociedad intolerante con la corrupción? Cuando los valores que priman son el éxito y dinero fácil, ¿no se contribuye a ser permisivo con la podredumbre? La estructura organizativa de los partidos políticos, con el blindaje y jerarquización de sus cuadros, ¿contribuye a la impunidad de los mismos? ¿Supone una amenaza para la democracia que muchos ciudadanos perciban no tener opciones alternativas y fiables a las que confiar su voto?

Descubrir a los corruptos es una necesidad de la que debe encargarse la policía y los jueces. Pero nos equivocamos si pensamos que con ello se resuelve el problema o si, movidos por el hartazgo, contribuimos a la Salvamización de la política. La política sin corruptos sería más higiénica, saludable y preferible a la actual, no hay dudas, pero no equivaldría necesariamente a una buena política. Hacer política con los atestados policiales y autos judiciales es inevitable, pero se queda en simple pirotecnia si paralelamente no hay propuestas y acciones alternativas para, por ejemplo, combatir el empobrecimiento de la población o el aumento de la desigualdad.

Para salir del estercolero actual, sólo necesitamos una sociedad consciente de su fortaleza democrática.

Escucho a Tamir Hendelman, Lewis Nash y Marco Panascia:


Algunos post interesantes: Corriendo hacia atrás Una hipótesis sobre el origen de la postverdad  Un gran disco de “la otra” Ella Europa, Siria y los refugiados Moción de censura Sobre mociones de censura y estrategia parlamentaria Casos aislados El día del Trabajo 2017

http://wp.me/p38xYa-2eY

Anuncios

4 comentarios

  1. marujamoyano dice:

    Los medios de comunicación contribuyen a orientar a la ciudadanía por las sendas que les marca el poder que les mantiene.

    • Juan dice:

      Hay una cita de Malcon X que da en el clavo: ¨Cuídate de los medios de comunicación porque vas a acabar odiando al oprimido y amando al opresor¨. Gracias por comentar, saludos.

  2. El problema, que yo veo en las llamadas democracias, es que no hay suficientes ciudadanos democratas. Todo mundo estamos dando por hecho que por vivir en una sociedad “democrática” el sistema democratico va a funcionar tal cual dicta la teoria. Eso lo han advertido los politicos profesionales y ahora vivimos los resultados en muchos, si no es que en todos, los llamados países democráticos. Esa es la débil fuerza de la ciudadanía que yo aprecio. Tenemos que involucrarnos en los hechos, tenemos que ser activistas. Los politicos profesionales de la politica, del empresariado, de la milicia y del clero nos tienen tomada la medida y se aprovechan de nuestra pasividad y desorganización. Por algo todos los ambitos sociales están salpicados de heces. Saludos.

    • Juan dice:

      Totalmente de acuerdo con lo que apuntas. Por ello, para salir de esta situación, sólo necesitamos una sociedad que tome conciencia de su fortaleza democrática. No necesitamos líderes “salvapatrias” sino ciudadanía consciente. Es cierto, no puede haber democracia sin demócratas. Sin una sociedad demócrata solo puede haber una democracia formal, simple etiqueta. Tienes razón, sin demócratas no puede haber democracia de la misma manera que sin el ánimo utópico de quienes lucharon contra lo establecido nunca se hubieran conquistado derechos sociales.
      Que el partido que está hasta las trancas de casos de corrupción deje el poder es una necesidad profiláctica, pero la solución a toda esta vergüenza está en un electorado alérgico a los corruptos. Mientras que esto no suceda, cualquier solución será mejor que la actual, pero no pasará de ser simple maquillaje. Saludos y gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: