Demasiadas palabras

Inicio » Opinión » La democracia cangrejo

La democracia cangrejo

Comprendo a quienes piensan que esta democracia es un instrumento al servicio del poder económico, que cuenta con la colaboración del  poder político y el beneplácito, por incomparecencia, del sector indolente de la sociedad.  ¿Está en peligro la democracia? La respuesta sería positiva si se considera el descrédito de la política, la inoperancia de sus gestores y la indiferencia ciudadana respecto a su funcionamiento. Lo que parece evidente es que esta democracia no responde al concepto clásico del término que pretendía el beneficio de la mayoría. Cuando se desmantela lo público y los mercados tienen más poder que los electores, cuando el gobierno controla a la prensa y cuando parte de la ciudadanía renuncia a exigir responsabilidades, ante decisiones que afectan a sus derechos ciudadanos, le podemos llamar democracia, pero…

El sistema que tenemos es una fuente inagotable de decepción y desafecto, donde prolifera la corrupción y el desacuerdo, la intransigencia y la incapacidad, el autobombo y la indecencia. Somos testigos de una prolongada regresión democrática. La crisis económica, la desconfianza ciudadana con los partidos políticos, la corrupción que no cesa, el aumento de personas en situación de riesgo y una justicia en ocasiones tan inexplicable como injusta, están entre las causas del deterioro de este sistema. Y sin embargo, sería un error sucumbir a los encantos de la antipolítica. Quienes estamos convencidos de la superioridad de la democracia sobre cualquier otra forma de gobierno, estamos obligados a denunciar sus carencias y exigir, a quienes dicen representarnos, que no nos lleven a la pérdida de libertades y derechos, a la subordinación de la política a intereses bastardos o a un desafecto que sólo beneficia a opciones egoístas, xenófobas y miserables.

La democracia es un camino que debemos transitar sorteando peligros como el que representan los malos gobernantes, los intereses económicos y las manipulaciones del poder, pero si está en  peligro, es por nuestra indolencia y por la ineficacia de quienes dicen representarnos. Sabemos que  gobiernos y partidos políticos piensan más en los votos y en conservar o alcanzar el poder, que en nuestras necesidades; que la tendencia actual consiste en amedrentar para restar compromiso. Sabemos, también, que nuestra inacción es el triunfo que persiguen quienes pervierten el significado y la esencia de la democracia. Es cierto que nuestra capacidad individual de actuación es reducida, prácticamente testimonial. Pero, para nuestros propios intereses, tan nociva resulta una actitud pasiva como actuar de comparsa o hooligan en los rifirrafes que políticos y medios ofrecen para mantenernos entretenidos y despreocupados. Por ello, si la pretensión del poder consiste en fomentar una sociedad de electores fácilmente maleables, habría que responder con el fortalecimiento de una sociedad de ciudadanos interesados en lo que hacen quienes gobiernan, una sociedad intolerante con la corrupción, reivindicativa ante los abusos de los poderosos y exigente ante los incumplimientos y la mala gestión política.

Puede que muchos de los problemas de esta democracia vengan de cuna; esta es una democracia otorgada, no una conquista de sus ciudadanos. Aquí se dejó morir en el poder al dictador y aún hoy, cuarenta años después, se encarcela por unos tuits dedicados a cierto almirante y presidente del Gobierno de aquella dictadura. Esta democracia necesita un reseteo, un proceso de democratización; la clase política y la ciudadanía deberían recapacitar para no dar pasos hacia atrás como los cangrejos.  Si esta democracia la hubiera conquistado el pueblo, probablemente no consentiría que miles de españoles continúen enterrados en las cunetas ni toleraría una legislación que permite la merma de derechos y sentencias condenatorias por una parodia, un chiste o una canción.

Es lunes, escucho a Geri Allen, Esperanza Spalding y Terri Lyne Carrington:

Algunos post interesantes: Una justicia de chiste  La democracia He visto Implicar a la mayoría Los chistes, el código penal y la justicia  La responsabilidad de los abuelos La manipulación mediática del poder político

Anuncios

4 comentarios

  1. marujamoyano dice:

    En la Transición famosa, tan solo tuvimos un lavado de cara. Jamás hemos tenido una verdadera democracia y en ello estamos.

  2. […] a través de La democracia cangrejo — Demasiadas palabras […]

  3. Verbarte dice:

    Democracia global: sistema perfilado por las élites mundiales para satisfacer sus intereses y deseos. Pueblo que no se amolda a dichos deseos e intereses, pueblo que es bombardeado, con propaganda primero y con metralla si no se pliega, por acólitos, servidores y mamporreros del neoliberalismo dominante.

    Latinoamérica es el eterno exponente: aunque haya urnas, si se perjudica a la industria multinacional, ni se considera democracia ni se permiten ejemplos perniciosos. A ver lo que dura el nuevo presidente ecuatoriano, a ver hasta dónde dejan avanzar a la democracia en este país, a ver cuánto tardan Aznar, Felipe González y Alberto Rivera en iniciar una nueva cruzada.

    Lo que sucede en España no tiene nombre. Somos un país de diván, y no para sestear precisamente.

    Salud

    • JCRomero dice:

      La democracia neoliberal ha favorecido la involución democrática de la política y de la sociedad. Lo relevante es que esta malversación democrática se ha producido valiéndose de instrumentos democráticos (elecciones, sufragio universal, derecho a ser elegido o ciertas libertades civiles y políticas). Es decir, se ha utilizado el funcionamiento de la democracia para reducirla a los que algunos han llamado “democracia de baja intensidad” y aunque me reitere una y otra vez en el mismo argumento, ello se hace ante la actitud contemplativa de una parte de la sociedad.
      Salud y gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: