Demasiadas palabras

Inicio » Opinión » La verdad y la mentira

La verdad y la mentira

¿Tenía razón aquel hombre cuando afirmaba que los periódicos solo publicaban dos verdades: la fecha y el precio? Aunque la información objetiva no exista y sea aconsejable recurrir al escepticismo y al contraste, hay que reclamar la presencia de un periodismo de calidad comprometido con el rigor informativo, la democracia y las libertades. Mientras tanto, y siempre, es necesario dedicar un tiempo a pensar sobre aquello que leemos o escuchamos. Porque sabemos que poca verdad nos será revelada en los medios tradicionales o en los alternativos, estamos obligados a aplicar una dosis de análisis crítico a toda la información y opinión que nos llega.

Desconozco si aciertan quienes afirman que la sociedad de la información y el conocimiento ha sustituido a la sociedad industrial pero, ¿no será que la información ha sido comercializada? Independientemente del soporte, la noticia debiera estar contrastada antes de ser publicada, pero las empresas dedicadas a la información parecen más interesadas en la rentabilidad económica y la propaganda partidaria que por el rigor de lo que publican. Los titulares falsean la realidad, los editoriales tienen demasiado sesgo y las tertulias políticas son todo un espectáculo. El caso es que entre todos retuercen la realidad hasta enmascararla y hacerla irreconocible.

Si no caben sorpresas en el panorama informativo aún resulta más desolador el sistema educativo cuando prioriza formar trabajadores en vez de ciudadanos capaces de interpretar la realidad y construir justicia social. Se precisa un sistema educativo que en vez de orientar a los estudiantes en cómo deben pensar les enseñe a pensar por ellos mismos, de manera libre y les capacite para desenmascarar los enredos, demagogias e invenciones a los que serán sometidos.

Se afirma que, en la actualidad, quien no se informa es porque no quiere,, pero hay tanta información que es complicado elegir el canal adecuado y dedicarle algo de tiempo a su necesaria digestión. Por otra parte, como la información publicada en ocasiones está cuidadosamente adulterada, se hace indispensable una lectura crítica. Dos evidencias: el periodismo, aunque pudiera serlo, no es un servicio público y el periodista trabaja para la empresa que le paga. En consecuencia, hay que dejar de buscar el mirlo blanco y reconocer que la objetividad informativa es una cosa irreal, una entelequia. Somos nosotros quienes debemos poner los filtros, las prevenciones y el espíritu crítico.

Para hacernos más digerible la mentira, nos embaucan con eso de la posverdad. El vocablo en cuestión, que define el discurso político más cínico y triunfante de los últimos meses, no deja de ser un concepto eufemístico para constatar que nos siguen engañando y certificar que la verdad cada vez importa menos. En este país aceptamos que medios y políticos nos mientan y votamos por un partido que nos miente de manera permanente. ¿Algún problemas? Nos imponen la mentira como una camisa de fuerza de la que no sabemos zafarnos. Tal vez tuviera razón aquel hombre cuando advertía de las mentiras de la prensa, pero ¿tenemos un problema con la verdad periodística y política o lo tenemos con la verdad en general?

Es lunes, escucho a Albert Sanz:


Algunos post interesantes: Prensa, autocrítica y malas noticias ¿Capitalismo o manipulación salvaje? Fijémonos en Soria no en Finlandia El informe PISA ¿Cómo ser una persona crítica?

Anuncios

4 comentarios

  1. El Arca de Dionisos dice:

    Es una realidad incuestionable que hoy día, la prensa y demás medios de comunicación están solo interesados en una cosa, “ganar dinero”, dejando así de ser un servicio público que proporciona información, para convertirse en creadores de opinión al servicio de quién les paga. Cuanto más polémica levante esa información más beneficios.

    • Juan dice:

      Beneficios y más seguidores. De alguna manera también somos responsables de que la noticia y el periodismo se haya convertido en una mercancía más. Si lo cutre y la polémica absurda y muchas veces demasiado artificial, se convierten en reclamo es porque hay un público deseoso de consumir esa bazofia.
      Gracias por leer y comentar.

  2. Verbarte dice:

    Patética y dramática la figura de Cebrián riéndose de las preguntas de Évole en Salvados. Riéndose del espectador. Riéndose de lo que entendemos por democracia transicional española. Riéndose del periodismo. Riendo como una hiena.

    Salud

    • Juan dice:

      Sin ver el programa no puedo opinar, pero si Cebrían fuera el periodismo español no tendría problema. Leo en “El Descodificador” de Javier Pérez de Albéniz que según el Informe Anual de la Profesión Periodística 2016 de la Asociación de la Prensa de Madrid, el 75% de los periodistas cede a las presiones por temor a las represalias y a ser despedido y que un 57 % reconoce que se autocensura.

      Saludos y gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: