Demasiadas palabras

Inicio » Opinión » Incierto, casi negro

Incierto, casi negro

¡Se necesita Gobierno!, gritaba la clac mediática y política añorando los tiempos en los que se agredía, mediante leyes, decretos y nombramientos, a una sociedad adormilada y distraída. Confirmado, Rajoy vuelve a ser presidente por el voto ciudadano, la traición a la palabra dada de la mayoría de diputados socialistas y por la incapacidad de todos para confeccionar una alternativa. Tras diez meses y unos cuantos días se acaba la tranquilidad legislativa, se avecina un nuevo periodo de recortes y una pelea constante entre los grupos de la oposición para regocijo del Gobierno y sus secuaces.

Entramos en una etapa nueva. ¿Drama, tragedia, comedia de enredo o simple baile de máscaras? Todo parece planificado; la tramoya dispuesta y el guion escrito, aprobado y publicitado en las primeras páginas y editoriales de El País, El Mundo, ABC o La Razón; también en televisiones y radios. Ahora todo queda en manos de un elenco de actores que lucharán entre sí pero que no tocarán al señor presidente. Así las cosas, Podemos se burlará de Ciudadanos y del PSOE, Ciudadanos le hará la oposición a Podemos, el PSOE se las tendrá con Podemos aparentando una feroz oposición al PP y los independentistas catalanes se enzarzarán una y otra vez contra el PSOE y Ciudadanos. Con este panorama, Rajoy seguirá tan plácidamente leyendo el Marca y aplicando recetas conocidas.

¿Algún proyecto social, económico y político que defender? La izquierda política española sufre una grave crisis de identidad, una clamorosa ausencia de proyecto. La legislatura que empieza lo hace con el fracaso de la izquierda y la claudicación del PSOE. Asistimos al funesto espectáculo de ver cómo la derecha política, mediática y económica se atrinchera en el poder gracias a un electorado que hace la ola al partido más corrupto y una izquierda más preocupada por dirimir el liderazgo de la oposición que por buscar los entendimientos necesarios para impedir otro periodo de recortes y desprecios.

Hay políticos que cultivan la necedad como una de las bellas artes y, en ocasiones, consiguen resultados espectaculares. El futuro de un PSOE debilitado y fracturado, sin secretario general, ni candidato, es incierto tirando a negro; una tragedia con tintes surrealistas. ¿Cómo calificar las maniobras que han conducido a forzar la dimisión de su secretario general, político honrado y coherente con la palabra dada, para propiciar el gobierno de un corrupto? En espera de la «salvaora», esa que habla con el corazón en la garganta y la sesera vacía o en su agenda personal, los socialistas serán observados como quienes han entregado el gobierno al PP y la oposición a Podemos. ¿Qué panorama se le presenta a los socialistas después de posibilitar el gobierno al partido de la derecha y regalar todo el argumentario imaginable al resto de fuerzas de la izquierda? Nunca, ni en las situaciones más difíciles —golpe de Estado incluido en la investidura de Calvo Sotelo—, el PSOE facilitó el gobierno de la derecha. Ahora lo han hecho y dicen sentirse ofendidos cuando el diputado Rufián expresa en el Congreso lo que muchos votantes y militantes piensan. ¿Acaso no les resultó más humillante escuchar a Rajoy decir que no iba a cambiar nada, después de saber que ya tenía el apoyo socialista? 

A Podemos se le abren todas las expectativas. Pero debe mirar lejos; las risas entre Iglesias y Rajoy sobre los tuits y sms, resultaron una mala broma, acaso divertida para un programa de entretenimiento pero fueron una burla en el debate de investidura. Por otro lado debe plantarse si su objetivo es el poder o quedarse como principal fuerza de la oposición. Si lucha por el poder, ¿espera conseguirlo sin el apoyo activo o pasivo del PSOE?

Es lunes, escucho a Pablo Martín Caminero:

Algunos post interesantes: Max Webwe y el PSOE ¿Todo vale? Investidura y espacio público ¡Madremía, madremía…! Fracturas  Susana Díaz la ambición aboluta El Ibex hace presidente a Mariano Rajoy El relato nacional en la izquierda española. No está. ¿Se le espera?

http://wp.me/p38xYa-22c

Anuncios

5 comentarios

  1. Verbarte dice:

    Nunca partido autoetiquetado de izquierdas hizo más daño a la izquierda de este país del que el PsoE ha hecho en los últimos cuarenta años.

    Salud

    • JCRomero dice:

      Ya sabes, tal vez por mi pasado como afiliado, que no comparto ese criterio tal y como lo expresas por muy grande que sea el desengaño. Particularmente me preocupa más la posición ideológica del electorado español que la de un PSOE cada día más irreconocible. Saludos.

  2. percevalles dice:

    Suscribo y comparto. Un saludo.

  3. […] a través de Incierto, casi negro — Demasiadas palabras […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: