Demasiadas palabras

Inicio » Opinión » Facilitar la investidura

Facilitar la investidura

Al intentar seguir la actualidad observo periodistas exaltados que, ante la propia dificultad para convencer se dedican a gritar, descalificar y poner caras, como estúpidos emoticonos. Les observo y me pregunto si interesa a alguien lo que puedan decir, si sus apelaciones grandilocuentes, entre soflamas y desprecios, incitan al rechazo o a la reflexión. Ignoro si las ideas y las opiniones se devalúan porque no existen, no se exponen o porque no dedicamos tiempo a pensarlas, ya sea para refutarlas, matizarlas o asumirlas y grabarlas en nuestra memoria.

En estos días sigo el debate político con interés y cierta perplejidad. Me incomoda la unanimidad de los chacales, ¡todos a una! Observo lo evidente; la soledad mediática de los socialistas. Es como si se hubiera producido un golpe de Estado mediático. Todos editorializando en la misma dirección, todos poniendo los focos sobre ellos. Desconozco si el coro político y mediático propaga el escepticismo generalizado, la rendición por agotamiento o si concierta la línea argumental bajo la contraseña del cinismo. Hace un año se conoció un informe de la universidad de Oxford, que señalaba a los medios españoles como los menos fiables y los menos creíbles. Ahora, un año después, la desconfianza se hace aún más evidente. ¿Expreso una estupidez al escribir que la democracia se jibariza cada vez que se reduce la pluralidad informativa? Mientras tanto, las cifras de la pobreza y desigualdad señalan que la supuesta recuperación no llega a la gente, que se queda en eso que llaman macroeconomía, en los titulares de prensa y en la palabrería de los discursos complacientes.

Es llamativa la unanimidad de los voceros de la derecha, «jarrones chinos» y otras antiguallas aconsejando lo que tiene que hacer la izquierda para que continúe gobernando la derecha. Y miren, no siendo cómodo poner en tela de juicio las propias convicciones, quien escribe estas líneas, estaría a favor de la claudicación, aunque fuera solo por agotamiento y hartazgo.  Si no fuera por la reforma laboral, la ley mordaza, la ley educativa o la reforma fiscal; si no fuera por la corrupción y los dineros negros para pagar sobresueldos, remodelar la sede central y financiar campañas electorales; si no fuera por el aumento de la desigualdad o por el asalto y toma de la tv pública, si no fuera por el desprecio a la Justicia, el abandono de las políticas sociales, el IVA cultural o los martillazos a sus discos duros. Si no fuera por estas y otras razones, tendría la tentación de claudicar y balar, como un miembro más del coro monocorde que repite hasta la extenuación la necesidad de facilitar la investidura, garantizar la gobernabilidad del país y que esta recaiga en Rajoy. Pero resulta que no encuentro mejor razón de Estado que la de recuperar lo perdido con los recortes y acabar con las políticas clasistas e injustas del PP. Por ello, hoy me parece necesario reivindicar el derecho que tienen los socialistas a votar «no».

Disponer de un poderoso aparato propagandístico permite insertar en la sociedad una falsedad con apariencia de verdad. El PP ha ganado las elecciones, repiten machaconamente. Siendo cierto que este partido ha sido el más votado y el que más escaños tiene en el Congreso, ¿realmente ha ganado las elecciones? Si tan evidente fuera el resultado, ¿qué le impide formar gobierno?

Es lunes, escucho a Kenny Barron Gary Bartz Quartet:


Algunos post interesantes: Rajoy nos toma el pelo La imaginación al poder Rajoy, busque en la derecha No tenéis ni idea La investidura: 13 píldoras y una conclusión

http://wp.me/p38xYa-1VR

Anuncios

6 comentarios

  1. Suscribo tus palabras y tus preocupaciones. El foco es ahora para Rajoy y Rivera y ya veremos si hay que claudicar o no y confío, como tú, que el PSOE vote no en todo caso. No creo que Iglesias se merezca tampoco nada después de su comportamiento de los últimos meses, coincidiendo punto por punto en sus declaraciones y presiones con la derecha y expandiendo sus mentiras sobre los socialistas. No me preocupan nada nuevas elecciones: para eso está la democracia. Y si seguimos igual, pues llamemos a la gente de izquierda para la oportunidad histórica que tenemos y que vote, a unos u otros, da igual, pero que vote. Y que se deje de tonterías anticiudadanos: si queremos una reforma constitucional y legal en profundidad sólo puede hacerse con el máximo consenso y arrinconando al partido corrupto, pues sólo del consenso puede salir una etapa tan duradera en lo democrático, con sus fallos, como la última y más larga que hemos tenido.
    Y explicas muy bien por qué es imposible apoyar o permitir un gobierno de Rajoy: sólo la desaparición de su partido puede afianzar la democracia en este país, mejor si es en manos de la justicia, que es donde deberían estar todos sus cargos. De sus militantes y votantes, hablamos otro día.

    • Juan dice:

      Gracias por leer y comentar. Tampoco me parece un despropósito volver a votar, pero si los resultados fueran prácticamente los mismos qué salida ponemos encima de la mesa. Hemos despotricado contra las mayorías absolutas y contra el bipartidismo pero nuestra mentalidad, la mentalidad de políticos y analistas también, permanece anclada en esos conceptos. Si estamos contra la mayoría absoluta debemos aceptar la posibilidad de pactar sabiendo que pactar conlleva a renuncias y cesiones. Hemos clamado contra el bipartidismo pero ahora todo lo reducimos a la dicotomía izquierda derecha que viene a significar una especie de bipartidismo amplio. En fin, ” it´s very difficult todo esto” que diría el políglota .

  2. Si no fuera por lo que ha ocurrido, seguro que no habría problema en que el PP encontrara apoyos, pero ha ocurrido y ha sido duro…..

  3. Ana dice:

    Muchas gracias por recomendarme. Me gustaría creer que el tema investidura se va a agotar en poco tiempo y tendremos todos que dedicarnos a escribir sobre otros asuntos pero… no soy tan optimista.

    • Juan dice:

      Me gusta recomendar aquello que por algún motivo me resultó interesante. Respecto a la investidura, no tengo prisa. Me parecería otra canallada que el señor Rajoy estuviera jugando con los tiempos; por ejemplo, esperar a que pasen las elecciones vascas por si PNV necesita el apoyo de el PP y hacer un intercambio de cromos. Pero en realidad, entre un gobierno en funciones y un gobierno que aprueba recortes y medidas como las que veía aprobando Rajoy y sus ministros, prefiero lo primero. Saludos y gracias por pasarte por este blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: