Demasiadas palabras

Inicio » Opinión » Estamos perdiendo

Estamos perdiendo

Nuestros gobiernos, empresas y bancos, tan civilizados ellos, sostienen vínculos con monarquías repugnantes y dictaduras terroríficas para garantizarse el negocio. En nombre de la democracia o la globalización del mercado no dudan en invadir, armar o mantener relaciones económicas y de amistad con algunas de las más execrables dictaduras. La historia no es nueva; con ingredientes parecidos siempre cocinan el mismo desaguisado.

Cada vez que se produce un atentado en Occidente la conmoción se generaliza, faltan palabras para definir la barbarie y surge la necesidad de indagar sobre las causas y motivos. Cuando la misma salvajada se produce en países lejanos, árabes o de mayoría islámica, pasamos página para continuar mirándonos el ombligo.

Tras los atentados de París y Bruselas los máximos mandatarios hablaron de guerra, pero ¿qué guerra?, ¿quién es el enemigo?, ¿cómo y quién lo financia?, ¿qué objetivo persigue? En cualquier caso, si esto fuera una guerra ya la estaríamos perdiendo los de siempre. La secuencia se repite: a todo acto terrorista siguen minutos de silencio, concentraciones, flores y mucha conmoción alentada por medios de comunicación que para estas ocasiones siempre están al pie del cañón para la información, el duelo o el morbo; las autoridades balbucean frases habituales, demandan unidad frente al enemigo y promueven legislaciones que cercenan libertades. Y siempre, siempre con la intención de sacar réditos políticos o electorales, surgen energúmenos que acusan,  a quienes no opinan como ellos, de filoterroristas y similares.

Demagógicas y simples las palabras de quienes atisban un ataque a Occidente por los atentados en Nueva York, Madrid, Londres, París o Bruselas; olvidan, por ejemplo, los de Beirut, Ankara, Bagdad o Lahore y ocultan que la mayoría de las víctimas son árabes. Insuficiente ese «vuelve la violencia que sembramos» porque, en ocasiones, el razonamiento que parte de una premisa cierta, induce a una falsedad: hay otras causas más complejas por las que alguien decide matar de manera indiscriminada o se inmola destrozando con él a decenas de personas. Incompletas las argumentaciones de quienes sólo ven en el fanatismo la causa y origen del terrorismo. Demencial el vincular los atentados de Bruselas con los refugiados y descerebradas las apelaciones a responder con el bíblico «ojo por ojo y diente por diente».

¿Soluciones? Por lo que parece, no hay antídoto eficaz. Cuando Hollande despliega el ejército por las calles, ¿lo hace para ganar seguridad o votos? Probablemente sean necesarias medidas policiales, mejorar sus medios y  coordinación. Más dudas hay sobre la eficacia de reformas legislativas que siempre van en la misma dirección. Lo que parece indispensable es acabar con la venta de armas y poner por delante, como carta de presentación en las relaciones internacionales, la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En cualquier caso, la lucha contra el terrorismo no puede menoscabar los derechos humanos porque cuando los derechos del hombre no se cumplen o cuando se subordinan a intereses bastardos se quedan en nada, en simple combustible para unos perplejos ciudadanos que ven reducidas sus libertades. No, no estamos en guerra, pero ya estamos perdiendo.

Es lunes, escucho a Jorge Rossy Vives Quintet: 

Algunos post interesantes: 10 frases que definen al economista Juan Torres ¿Terrorismo evitable? Sarah Vaughan ¿Eso es ser europeo? Ensoñación terrorista El futuro del periodismo ¿Welcome refugees? En juego la convivencia, los musulmanes como aliados ¿Hacia dónde camina Europa? Comprender a los terroristas

http://wp.me/p38xYa-1KC

Anuncios

8 comentarios

  1. nurdatkir dice:

    Gracias por visitar mi sitio. Y quedo sorprendido por la similitud con la que pensamos este tema. Comparto un post que habla también sobre este tema, el cual revisa un poco la historia reciente y da una idea muy general (ya que el tema terrorismo y contexto geopolítico da para mucho) de la situación de hoy entre europeos y árabes. Saludos! https://nurdatkir.wordpress.com/2016/03/24/bruselas-paris-terrorismo/

  2. Las cartas están tan marcadas que me cuesta creer que quede tantísima gente que compra esos discursos hipócritas. Clama al cielo, por ejemplo, esa fijación con Venezuela y sus “presos políticos” y, en cambio, que no se cuestionen las barbaridades que comete el régimen saudí a diario, ejecutando a disidentes ideológicos o masacrando a la población civil en Yemen, con la complicidad, por supuesto, de todos esos afectados y democráticos gobiernos occidentales que le surten de armamento.
    Es todo muy asqueroso.

    • Juan dice:

      Porque, lamentablemente, estamos dispuestos a comprar el discurso de los grandes medios de comunicación y la élite política sin detenernos a observar cuanta hipocresía hay en sus discursos. Nos dicen esos medios, la derecha y algunos empresarios multimillonarios que se trata de una dictadura tiránica, Bien, hay modos, decisiones y legislaciones que a nosotros nos puedan sorprender y que repudiaríamos en nuestro territorio. Sin embargo, como bien señalas, dictaduras como las de China, Marruecos o Arabia Saudí, no merecen reprobación alguna. Es más la monarquía española mantiene con ellas las más cordiales relaciones sin objeción alguna. Es como si de pronto en el mundo solo hubiera una sola dictadura, Venezuela, como excepción, en un paraíso democrático. .

  3. marujamoyano dice:

    A mi también me revuelve las tripas la hipocresía occidental. Sigo creyendo que todo esto forma parte de un plan global del que nuestros gobiernos no son ajenos. Cualquier vida, occidental o no, es igualmente valiosa, el horror y la barbarie, igualmente dolorosas y repugnantes, pero al final, las vidas de los y las ciudadanas del mundo, del lugar que sea, solo somos daños colaterales necesarios para sus fines.

    • Juan dice:

      Es la palabra que mejor lo define: hipocresía. Cómo calificar entonces la conmoción e indignación por los atentados en Bruselas, algo que todos compartimos, cuando nuestros gerifaltes no se indignan de la misma forma con, por ejemplo, Líbano, Nigeria, Yemen, Iraq, Camerún, Pakistán o Siria. ¿No es hipócrita la escenificación del dolor de unos gobernantes que han decidido cerrar fronteras y expulsar del suelo europeo a los refugiados sirios?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: