Demasiadas palabras

Inicio » Democracia » ¿Neofobia?

¿Neofobia?

Siempre nos desconcierta lo inesperado, nos abruma lo que ignoramos y todo lo que nos queda por conocer. Hay quien conoce estas inquietudes y aprovecha para lanzarnos alguna sutil o burda amenaza con todo lo que represente alguna novedad. Tienen miedo y nos lo trasladan.  En tiempos de zozobra —todo tiempo presente lo es—, necesitamos dotarnos de munición suficiente para resistir y, si estamos en víspera electoral, sería conveniente recordar que hay pocas personas tan necias como los politicastros en campaña, los vendedores de humo y los catastrofistas de turno. Resulta necesario escuchar voces clarividentes, leer textos lúcidos y, sobre todo, pensar. 

La aparición de Podemos no se entendería sin el 15M y tampoco la evolución demoscópica —puede que también electoral— de Ciudadanos, sin el apoyo recibido ante la necesidad de ofrecer una alternativa similar en el ámbito de la derecha. Si Podemos nació con intención de desinfectar y cauterizar los vicios del sistema y muy especialmente los atropellos cometidos en nombre de la izquierda, el sistema ha impulsado a C’s para cortar la hemorragia de votos conservadores que amenazaban con engordar, en las urnas, a Podemos. Al coletas, de lenguaje provocativo y ropaje informal, había que contraponer la figura de alguien «bien trajeado», peinado y afeitado; un rostro impoluto y amable para una derecha que tiene al PP en avanzado estado de corrupción. Conclusión, el sistema funciona: los votantes hartos y decepcionados de la izquierda ya tienen refugio; los desengañados de derechas, también.

La eclosión mediática de Ciudadanos tiene de interesante que por primera vez, desde la desaparición de la UCD, la derecha política se reparte el voto conservador. Al PP le han ido saliendo algunos intentos pero, el despropósito de Fuerza Nueva o Vox y similares, nunca recibió suficiente apoyo electoral. Por su arista más centrista también ha tenido alguna tentativa, UPyD por ejemplo, pero entre su carismática lideresa y el espacio de centro derecha ocupado por el PSOE, el PP continuaba dominando todo el espectro ideológico de la derecha.

Mientras Podemos y Ciudadanos se presentan como algo novedoso, sus contrincantes sufren una injustificada neofobia. Pero, ¿estos partidos, son realmente proyectos nuevos? Veamos: cuentan con sendas figuras icónicas: Pablo Iglesias y Albert Rivera; han decidido no definirse ideológicamente; dicen no ser ni de izquierdas ni de derechas, pero todos sabemos, por el humo, dónde está el fuego y que de unas brasas salen fumaradas de un azul inconfundible y de otras un humo morado muy reconocible. Ambas formaciones surgen como necesidad contra la desilusión y crecen con el desmoronamiento de los dos grandes partidos.

Sea por la crisis, por la gestión de la misma o por puro agotamiento y hartazgo, lo cierto es que entre lo conocido y lo desconocido, muchos optamos por lo inédito. Y, entonces, Podemos vira hacia el modelo clásico; abandona el círculo y apuesta por la estructura piramidal, comulga con la idealización españolista del 2 de mayo o pasa del 14 de abril como si nunca hubiera existido. ¿El tema territorial? Mejor en otro momento. Es decir, rostros nuevos para viejas tácticas de estructura vertical e inclinación socialdemócrata. Conclusión: Podemos aspira a representar la versión honesta de la socialdemocracia española. Mientras tanto Ciudadanos, bien pudiera ser el gatopardo de la derecha.

Todos, nuevos y viejos —¿escribí nuevos? ¡Qué cosas!—, entienden la política como un medio para alcanzar pequeñas ventajas en las encuestas y en las urnas. Desconozco si existe algún partido que entienda la política como un ejercicio de coherencia con sus propios principios, sin esperar otro reconocimiento que el de utilidad ciudadana. Seguiré buscando lejos de los sermones electorales y periódicos de campaña.

Es lunes, escucho a Serbian Jazz BREE:

Si Solón pudo, ¿por qué nosotros no?  Estamos en campaña. Sálvese quien pueda!!! Albert Rivera y las motos antiguas  El poder difuso del voto No al debate La mochila de Albert El miedo que me da Ciudadanos Opinión sobre las elecciones del 24M ¿Un nuevo escenario político? El cambio es generacional  Calamares #culturapolíticavalenciana El Gobienro regala millones para comprar votos

Anuncios

2 comentarios

  1. Más bien diría yo, el miedo a la incertidumbre.

  2. Verbarte dice:

    Excelente lectura. Descorazonadora realidad.

    Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: