Demasiadas palabras

Inicio » Opinión » Rajoy, el pastor y las ovejas

Rajoy, el pastor y las ovejas

No hay medios suficientes, por muy apesebrados y propagandísticos que sean, para tapar las contradicciones o dar valor a las palabras del presidente. ¿Qué hacemos con la mentira? Mejor, ¿qué hacemos con la palabra de Rajoy? ¿Asumimos el engaño como una estrategia más de la política? ¿Se puede afirmar que el inquilino de Moncloa es una persona de palabra?

Quienes saben, afirman que la palabra dio origen al ser político, que el ser humano hace política porque tiene el instrumento de la palabra. Es cierto que hubo épocas mejores: cuando la palabra dada, rubricada con un simple apretón de manos, era suficiente para su cumplimiento. Eran otros tiempos. La palabra que es una herramienta para la comunicación y el entendimiento, un instrumento para transmitir sabiduría y pensamiento, también se utiliza para esconder intenciones, embaucar al ciudadano o doblegar la voluntad del electorado. Cumplir con la palabra dada es una muestra de respeto y honestidad consigo mismo y para con los demás.

El desafecto ciudadano hacia la clase política se justifica por diversos motivos y, entre ellos, el escaso valor que tiene la palabra en política. Dicho de otra manera: falta de respeto a la ciudadanía y voluntad de engaño constante. De acuerdo, Rajoy no es el único que devalúa y deprecia sus compromisos, pero ¿qué valor tiene la palabra del presidente? Desechando las promesas cuyo cumplimiento no radican únicamente en la voluntad de quien las hace, sería conveniente detenernos en alguna promesa ya incumplida y en otra que, nos anuncian, incumplirá.

En su discurso de investidura afirmó solemnemente que no utilizaría la herencia recibida como argumento político. Dependía sólo de él cumplir lo prometido, de dar valor a su palabra. En este caso, no había presiones internacionales ni coyunturas económicas que le aconsejaran hacer lo contrario. Era su palabra y su voluntad de cumplirla o no.

«Nunca haré por mayoría una reforma electoral, tendrá que ser con un gran consenso». ¿Qué ha pasado de febrero de 2013, cuando hizo esta afirmación, al día de hoy, en el que todo el aparato político y propagandístico del PP vende la necesidad y bondades de una reforma unilateral de la que sabemos que, en términos electorales, el valor de 40 será superior al de 60? ¿Responsabilizamos a Merckel, al FMI o la crisis económica?

Habría que reivindicar la palabra como un valor democrático, desterrar de la vida política a todos esos que están convencidos que cuando el pastor levanta la voz, los borregos levantan la cabeza, escuchan y siguen pastando.

Es lunes escucho música:

Precedentes, El golpe democrático del PP, Las mentiras del PP, Rajoy celebra el triunfo en una España irreal, El PP valenciano dando ejemplo, Señor Rajoy ya estamos hartos de sus mentiras…, Las mentiras de Mariano Rajoy, Rajoy, Obiang y los pucherazos, Regenerando la democracia, Una de migas y espinas

http://wp.me/p38xYa-RS

Anuncios

2 comentarios

  1. Verbarte dice:

    Los discursos necesitan oídos para ser discursos. El pueblo parece no escuchar; los mercados sí. Rajoy lo sabe y es capaz de pronunciar un discurso en dos claves diferentes: una, la mentira verbal, para un pueblo que le escucha y le vota y otra, la práctica política, para unos mercados que escuchan sus recortes, sus privatizaciones, su entrega incondicional a la causa neoliberal, su desprecio a la ciudadanía.

    Desde que llegó al poder no ha hecho más que desmentirse a sí mismo haciendo lo contrario de lo que prometió. Deberíamos saberlo. En ese sentido, ya avisó de que reformaría la ley electoral por mayoría absoluta y lo hará lo mismo que subió el IVA, tocó las pensiones, privatizo la sanidad o se cargó la enseñanza pública.

    Éste es el presidente que los españoles han votado y, me temo, seguirán votando. Los borregos no sólo escuchan la voz de su amo, también lo siguen y, si alguno sale del rebaño, será mordido por el perro.

    Salud

    • Juan dice:

      Efectivamente, es el presidente que los españoles han votado. Esperemos que no lo siga siendo. ÉL teme que se produzca una reducción de votos suficiente como para despojarle de tanto poder como acumula. Por ello anuncia una reforma electoral parcial tramposa. El 15M, con todas las cautelas precisas, supone un paso adelante que puede confirmarse en las próximas elecciones. Él tienen miedo, no lo disimula y anuncia un cambio legal preventivo no sea que del estruendo de los balidos se pase a una respuesta contundente, en las urnas, que derribe todo este este entramado de mentiras con las que él y sus acólitos nos dicen que ya estamos en plena recuperación aunque no recuperemos nada de lo que hemos perdido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: