Demasiadas palabras

Inicio » Cultura » Música » Jazz » Mientras suena Django Reinhardt

Mientras suena Django Reinhardt

Es lunes, escucho música. En el reproductor suena un CD de Django Reinhardt adquirido hace unos años. Me gusta. De saber, escribiría sobre la música que suena sin caer en lo que hacen muchos cuando escriben sobre los clásicos del jazz y dedican más atención a las peripecias vitales del artista que a su música. Ante el desconocimiento musical, lo fácil es completar párrafos transitando por sus vidas, obras y milagros. Supongo que el mejor homenaje para un músico consiste en escuchar su música. Por ello, si de música se trata; mejor que escribir o leer, escuchar.

Como la historia del jazz está repleta de músicos con biografías espléndidas, en ocasiones leer sobre jazz supone enfrascarse en una prosa truculenta y descarnada propia de un Sálvame Deluxe cualquiera. El catálogo de adicciones, ayuda: alcohol y otras drogas, sexo, prostitución, juegos y vicios, vidas atormentadas, dilapidadas y bohemias. Elementos para componer historias al gusto de lectores complacientes. Amores, desamores, maltratos, abusos, adicciones; aventuras, venturas y desventuras. A más sordidez, menos palabras sobre música.

Si pretendiera escribir sobre lo que escucho, no podría ir más allá de reproducir lo tantas veces publicado sin salir de la socorrida referencia temporal, geográfica y personal. En este caso: primera mitad del siglo pasado, Bélgica, cíngaros, carromato, nomadismo, París, fuego en las manos, mutilación, analfabetismo, virtuoso de la guitarra, afición al juego. Por supuesto, al tratarse de quien se trata, obligatorio citar al Quintette du Hot Club de France, a Stéphane Grappelli o incluso a su hermano Joshep Reinhardt, que lo mismo le servía como afinador de guitarras que para suplantarle cuando el genio decidía no aparecer o ausentarse, en pleno concierto, sin previo aviso. Para rematar el aliño, sería conveniente sazonar el texto con etiquetas como gypsy swing o jazz manouche.

Claro que igual me limitaría a reproducir lo que cuenta Carlos Sampayo sobre el local Chez Django Reinhardt, al que dicen asistía un público muy variopinto con la intención de poder escuchar al guitarrista. En realidad, parece poco probable eso de que oficiales de la Gestapo y agentes secretos británicos asistieran a dicho local; unos para pedir a Django que tocara Lili Marlane y los otros, God Save the King. Eran tiempos difíciles y cabe suponer que la fabulación, como suele ocurrir, no coincida con la realidad. Lo que sí parece más verídico es que, por temor a la Gestapo, pidiera exiliarse en Suiza. Nunca se le concedió por el peregrino argumento de que él no era ni judío ni negro, ¿desconocían las autoridades suizas que en Francia las persecuciones de gitanos comenzaron incluso antes de la ocupación alemana y que la llegada de los nazis agravó aún más la situación de la población calé?

Al final, y mientras sigue sonando Nuits de Saint-Germain des-Prés, me percato que no escribí sobre la música de Django Reinhard, pero sí sobre sus avatares. Está claro, quien tiene alma de fotocopia se retrata en cada escrito.

Es lunes, escucho música

Django Reinhardt, Una revolución musical: Django Reinhardt, Django Reinhardt… la leyenda, Jazz sin cadenas: el verdadero Django, Django Reinhardt, el swing en Europa, Django Reinhardt, Jazz Porque Sí; Diango Reinhardt 26 de diciembre de 1940

http://wp.me/p38xYa-Qk

Anuncios

11 comentarios

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Es lunes, escucho música. En el reproductor suena un CD de Django Reinhardt adquirido hace unos años. Me gusta. De saber, escribiría sobre la música que suena sin caer en lo que hacen muchos cuando escriben sobre los clá…

  2. […] gusta” dedicado al Handel Cool de Fresu. El caso es que viene de parte del autor de esta preciosa semblanza de Django, así que me lo tomo como una señal: ya no voy a esperar más para hablar del mítico acercamiento […]

  3. Pst dice:

    Me ha gustado el artículo y me interesaría mucho una segunda parte en la que sí hablaras de la música del gran Django. Creo que, en cierto sentido y con todos los matices que se quiera, “saber” de música resta algo de libertad al acto de escucharla…
    Un saludo y muchas gracias por incluir el enlace a mi blog.

    • jcromero dice:

      Tienes razón. Saber de música puede encosetar, filtrar en exceso, escuchar la música como quien analiza al microscopio un muestra. Pero ignorarlo todo puede suponer perdernos demasiadas cosas. Saber de música significa analizar la parte artística de una obra, el proceso creativo, su sonido o su estética. En cualquier caso, hay quien es un ignorante musical y sin embargo es un Buen aficionado a la música.
      Saludos. Gracias por pasarte por aquí y por dejar tu comentario.

  4. chanoruiz dice:

    Pues el retrato te ha salido estupendo. A mi me encanta.

  5. Verbarte dice:

    La música, como manifestación cultural, suena mejor cuanto más se conoce su adn histórico, literario, filosófico, sus genes sociales. La música sin historia suena diferente, a rutina, a eco artificial, a pasillo de hipermercado, a caja registradora de temporada de verano, a dial anquilosado.

    Salud

    • Juan dice:

      Lo expresas muy bien, como es habitual en tus comentarios, y como lo haces en tu blog. Estoy muy de acuerdo con lo que expones, sólo resaltaría lo que ya escribí en el post: no podemos quedarnos con las peripecias biográficos de los músicos. Seguro que la música que compone o interpreta un músico está condicionada por sus experiencias vitales. No me refiero a la música que hace o toca sino a cómo la toca. En todo caso, en ocasiones nos encontramos con escritos que convierten episodios biográficos en magníficos relatos. En ese caso, no me importa que dejen la música aparcada o relegada como un elemento escenográfico más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: