Demasiadas palabras

Inicio » Ciudadanía » Bienvenidos al pasado

Bienvenidos al pasado

Antes todo eran cruces, brazos derechos en alto y el método Ogino como anticonceptivo. O candidatos al premio nacional de natalidad, o encomendarse al japonés cuando de las «bajas pasiones» se trataba. Si el método fallaba y tenían posibles, Londres.  En caso contrario: perejil, hechizos, brebajes y agallas para soportar el reproche social. Hoy es ayer. Retrocedemos treinta años mientras el Gobierno se empeña en saludar el 2014 con un lema insoportable: «Bienvenidos al pasado».

A los niños se les españoliza y adoctrina, a los padres se les amedrenta con trabajos precarios y salarios devaluados; a los abuelos se les acogota con pensión reducida, «copago» o «repago» para pagar lo ya pagado con otros impuestos; a los enfermos y dependientes se les abandona; a los discrepantes, jarabe de palos y multas que no podrán pagar ni aún trabajando todos los días de su vida. Dos años han bastado para perder derechos y libertades; para añorar trabajos y salarios, más o menos, dignos. Hoy es ayer, cuando el innombrable.

¿Qué es eso de libertad de expresión, manifestación y reunión? Se acabó el colgar una pancarta en el balcón o mostrar solidaridad con los desalojados de sus viviendas. ¿Qué es eso del derecho a una vivienda digna?

Que el aborto pase de derecho a delito es la consecuencia lógica de tener un gobierno de derecha con moral de confesionario. Que bajo el pretexto de la crisis se recorte en educación, salud, servicios sociales y libertades, era previsible cuando se vota a quienes se vota. ¿O acaso se pensaba que el voto no tendría consecuencias?

Una sociedad decente, actúa. Las encuestas publicadas, a pesar de las indecencias o tal vez por ellas, vaticinan un castigo nimio para quienes están desmontando derechos y amordazando libertades. A pesar de los recortes, mentiras y corrupciones; a pesar del no registro de 14 horas, del borrado de los discos duros y la peculiar colaboración con la justicia; a pesar del crecimiento del déficit y de la reforma laboral, de la precariedad, los minisalarios o los 4 euros de subida del salario mínimo en sus tres años de gobierno. A pesar de colocar al Estado español a la cola en derechos y libertades y de muchos otros pesares, los sondeos apuntan a que volverán a ser los más votados. Cuando esto suceda, volveremos a gritar: «¡Esto nos pasa por tener un gobierno facha!». Entonces, pensaremos que con eso salvaguardamos nuestra integridad ciudadana.

Una sociedad decente piensa y actúa. Cuando se confirme que no hemos dado la respuesta adecuada a tanto fraude, entonces volveremos a culpar a los mercados, al capital o a la Troika y, si para entonces nos dejan, volveremos a clamar contra quienes nos gobiernan. Si se confirma, gracias a sus fieles y a los que no hacen nada, ¿cómo llamar a quienes actúen como elementos necesarios para que nos gobiernen los mismos impresentables de ahora?

Para el chorizo que nos elige como víctimas, pedimos justicia; a quien elegimos nosotros y nos roba la salud, la vivienda, el salario, la pensión o la dependencia, le damos otra oportunidad para que termine su trabajo. Ya escribió el poeta: «… nos desesperábamos donde solo había injusticia y nadie se alzaba contra ella. Y sin embargo, sabíamos que también el odio desfigura la cara».

Es lunes, escucho:

http://wp.me/p38xYa-Ak

Anuncios

8 comentarios

  1. Desobediencia civil encabezada por los partidos políticos decentes… si es que queda alguno. Lo sé, es bastante utópico. Los que ahora están en la oposición sueñan con regresar al gobierno y para lo que venga después es mejor no importunar a quienes les agradecerán los favores prestados… Saludos.

  2. madamebovary dice:

    Cuando Rajoy apela, como lo hicieran los franquistas, a la ‘mayoría silenciosa’, sabe de qué habla. La marcha hacia el totalitarismo del siglo XXI no se lleva a cabo sobre botas y uniformes: basta uniformar y acallar las conciencias. Los centros comerciales, con sus baratijas, aguardan a los consumidores devaluados y amedrentados por años de paro para agrandar sus ojos con espejos y abalorios de cristal. Agobiados y asustados los maestros, acomodada y amordazada la cultura, enfangados los sindicatos y perdidos en su inoperancia y perplejidad los partidos de izquierdas, sólo nos queda clamar. No dejemos de hacerlo. Y votar, acudir a votar por muy torpes que los veamos. Jamás colmarán nuestras expectativas, pero tampoco recibiremos este maltrato. Saludos.

    • Juan dice:

      Entiendo que sí, que no tenemos otra opción. Tengo claro que votaré en las municipales, autonómicas y generales aunque como indicas acertadamente, de momento, ninguna opción merece plena confianza una confianza. Por otra parte, he decidido no votar en las europeas.

  3. grojol dice:

    Lo triste de esta marcha atrás es que parece democráticamente consentida… y que la gran mayoría está entregada al frenesí de una uniformidad dictada. Pero… las apariencias, engañan. ¿No?

    • Juan dice:

      Me temo que las apariencias no engañan. Rajoy quería una mayoría silenciosa y, por si acaso, legisla para tener una a la mayoría silenciada ante la inacción ciudadana. Ojalá fuera distinto, pero de momento no se atisba luz al final del túnel de la conciencia social.

  4. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Antes todo eran cruces, brazos derechos en alto y el método Ogino como anticonceptivo. O candidatos al premio nacional de natalidad, o encomendarse al japonés cuando de las «bajas pasiones» se trataba. Si el método fall…

  5. Verbarte dice:

    Pues sí. Este país sigue gritando aquello de ¡Vivan las cadenas! mientras se debate con furia si Cásate y se sumisa o el libro de Belén Esteban, si Messi o Ronaldo, si Tele5 o Antena 3, si galgos o podencos.

    Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: