Demasiadas palabras

Inicio » Opinión » Precarios

Precarios

¿Recuerdan aquellos tiempos cuando la vorágine consumista nos incitaba a buscar compulsivamente la felicidad y la satisfacción inmediata de los deseos al precio que fuera? ¿Recuerdan cuando lo queríamos todo y de inmediato? Seguro que recuerdan también cuando los mileuristas eran unos jóvenes muy preparados académicamente, con estudios de idiomas, posgrados y masters, pero con salarios de pena. ¿Lo recuerdan? Pues bien, esos tiempos no volverán, incluido el salario de mil euros que hoy se ha convertido en un objetivo prácticamente inalcanzable.

Cuando la estafa, que llamamos crisis, se cebó con nosotros, disfrutábamos de un incipiente estado de bienestar que apuntalaba logros importantes. Es cierto que la derecha, con sus distintas caras, llevaba años preparando el asalto: reduciendo el papel del Estado, amputando derechos sociales o propagando la idea de la desaparición de las ideologías y el que todos los políticos eran unos indeseables. Es cierto que lo venían intentando con el control de los medios de comunicación o favoreciendo la sanidad, educación y universidad privada en detrimento de la pública. Es cierto también que nosotros, los ciudadanos, tenemos cierta responsabilidad cuando, cegados por la pompa, no supimos detectar el peligro de una derecha decidida a la demolición, una socialdemocracia traicionando sus principios y a sus votantes o una izquierda que minusvaloraba el estado social alcanzado y que ahora reivindica.

La escolarización de todos los niños y una universidad de acceso asequible, con tasas soportables y becas necesarias, permitió a muchos hijos de trabajadores formación académica. La sanidad publica, universal y gratuita parecía ser un derecho consolidado hasta que el actual Gobierno comenzó a considerar la salud como un negocio y la enfermedad como una vía de financiación. El paro, que siempre ha sido una lacra, tenía prestaciones para mitigar la necesidad. Ahora, cuando mayor es el número de parados, menores son las ayudas y cuando ante la falta de trabajo, la pensión de los abuelos se convierte en el único ingreso para muchas familias, Rajoy y sus ministros, planean una reforma para que los pensionistas presentes y futuros, pierdan poder adquisitivo con la falsa justificación de garantizar los pensiones.

Así las cosas, cuando salgamos de la crisis, la desigualdad social será aún más evidente. Ni la educación, la sanidad, las prestaciones sociales o las pensiones serán parecidas a las que hemos conocido. Es cierto que la vida del obrero siempre fue comprada por un puñado de necesidades pero, cuando salgamos de la crisis, nadie hablará del precariado ilustrado porque, para entonces, se habrá realizado la criba social por el expeditivo filtro del tanto tienes tanto vales. Seguirá existiendo el precariado, pero eso de ilustrados estará aún más condicionado, no por el talento sino por las posibilidades económicas. Cuando salgamos de la crisis, existirán los precarios pero con menos formación y menor cualificación profesional; los dependientes, serán considerados una rémora para las cuentas del Estado y serán arrojados al barranco del olvido y el desamparo. Cuando salgamos, si salimos, lo haremos con trabajos más efímeros, salarios aún más insuficientes, derechos ciudadanos travestidos en caridad tipo “Ustedes son formidables” y unas formaciones políticas y sindicales que para entonces, o se han transformado o serán la coartada perfecta para que la democracia ciudadana sea una quimera definitivamente imposible. Cuando salgamos de la crisis nos encontremos un paisaje de derechos sociales devastado, con ciudadanos más desiguales, más pobres, con menos oportunidades y más resignados.

Cuando nos decreten que hemos salido de la crisis, entonces, será el gran triunfo de la derecha.

http://wp.me/p38xYa-oX 

En otros blogs: El fin del Estado del bienestar, ¿Es el Estado del Bienestar inviable para la socialdemocracia?,  ¿Estamos ante el fin del estado del bienestar?, Es una crisis sistémica y epidémica, de manzanas, huevos epidemias y desmemoriados,  Olvida, paga y vota, Los nuevos siervos de la gleba,  

Dame tu voto en HispaBloggers!

Anuncios

4 comentarios

  1. daina28 dice:

    Totalmente de acuerdo. La crisis terminará por decreto cuando hayan conseguido realizar todos los cambios estructurales necesarios para sustentar su modelo económico y social, del cual ya tenemos suficientes pistas para saber como es y como será; y cuando así lo decidan quienes manejan los hilos en la sombra, escondidos tras esos entes intangibles que parecen tener vida propia y que llaman “mercados” y tras políticos sin escrúpulos que no dudan en hacerles el juego por un pequeño pedazo del pastel.
    Terminará como, en mi opinión, comenzó: cuando quieran, cuando hayan conseguido el grado de involución social en igualdad y derechos que buscan y que ya estamos padeciendo.

    • jcromero dice:

      Amnesia. Con ser grave la situación, lo más frustrante es tener la percepción de que, muchos de los perjudicados por estas medidas, cuando llegue el momento de las votaciones optarán por la papeleta de quienes les han llevado a la situación actual.

  2. Verbarte dice:

    El neoliberalismo lleva planificando la jugada desde la etapa de Reagan y Tathcher, conicidiendo con el desmembramiento de la URSS y la caída del muro de Berlín. Desde entonces se han hecho pruebas experimentales en países como argentina que luego se han trasladado a Europa y el resto del mundo. La estafa es monumental y el personal sigue distraído con los señuelos internos que han estado utilizando primero Zapatero y después Rajoy.

    El PP se ha encontrado la tormenta perfecta para imponer las exigencias de los mercados y, de paso, recuperar su ADN franquista.

    La ciudadanía sigue creyendo que habrá recuperación y la que nos están vendiendo es la recuperación de la banca y las grandes multinacionales a costa del empobrecimiento generalizado de la inmensa mayoría de la ciudadanía, incluida la silenciosa que tanto le gusta al PP.

    • Juan dice:

      Y mientras la ciudadanía continúa creyendo que habrá recuperación el ministro Wert hace todo lo posible para que la universidad sea un coto reservado a ciertos niveles de renta, la ministra Mato determina que los enfermos son un lastre para el Estado y especialmente los crónicos o la ministra Báñez hace perder poder adquisitivo a todas la pensiones y especialmente las no contributivas serán las que sufran más esta merma mientras le suben las medicinas o el recibo de la luz. En fin, nunca comprenderé los motivos que hace votar por la misma opción política a quienes viven en barrios de trabajadores y a quienes lo hacen en barrios ricos. Aún tengo que asimilar que un obrero de la construcción vote lo mismo que los directivos de ACS, OHL o Ferrovial,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: