Política

Las primarias y los primos

De los oficios del pasado, pocos tuvieron tanto prestigio como el de tejedor. Aquellos trabajadores entregados al arte de entrelazar los hilos, supieron elaborar las sedas más finas y los mejores tejidos ensamblando los poderosos hilos de la urdimbre, con los más suaves y delicados de la trama. En política falta pausa y tiempo para reflexionar, sobran cuerdas para maniatarnos y escasean hilos que garanticen derechos básicos, coherencia ideológica y compromiso social. Nuestros políticos harían bien en valorar la paciencia y laboriosidad de aquellos artesanos para aspirar a un mínimo de calidad democrática.

Hemos llegado a tal punto que quienes demandamos un cambio radical en el funcionamiento de los partidos –muchos ya perdieron toda esperanza—, observamos enojados los trucos con los que nos distraen. Aunque ya no pertenezco al PSOE, sigo sus avatares con interés y cierta perplejidad. Si para otoño está prevista una conferencia política con la intención de conseguir una organización más democrática, participativa, transparente y abierta a la sociedad; si está programada una nueva regulación de las primarias, ¿por qué tanta prisa? El problema del anuncio del PSOE-A no es la falta de tiempo para reunir los avales. Una organización activa no tendría dificultad para lograrlos, pero complicado conseguirlos con un partido de encefalograma plano, dirigentes zombis y militancia aletargada.

Las primarias, que tienen una lógica presidencialista —están concebidas para la elección de un nuevo líder—, se enfrentan a un problema generado por la precipitación en su convocatoria. Lo regulado por el partido, en espera de concretar la participación de los simpatizantes, no responde a las expectativas ni a las necesidades actuales y está más cerca de favorecer el pucherazo que de lograr la implicación de la ciudadanía. Si está previsto revitalizar las primarias con un reglamento más democrático y abierto a la sociedad, ruido de togas aparte, ¿por qué tanta prisa para poner en marcha la convocatoria andaluza?

Afirma el diputado socialista Martínez Olmos, en su blog, que estas primarias del PSOE de Andalucía han de ser una fiesta democrática. No lo serán; se realizan bajo una normativa que lo impide y la encorsetan a los intereses de la actual dirección. Si se pretende recuperar el apoyo ciudadano y fomentar la participación, el reglamento actual es un obstáculo. Cuando la complicidad de la militancia y de esa parte de la sociedad más próxima es observada con reservas y cuando el «aparato» del partido ya ha señalado al vencedor, los resultados están anunciados y la indiferencia ciudadana también. Tienen razón quienes observan que la acción política del PSOE está más en clave de proyectos personales que de un proyecto colectivo y que las cúpulas han renunciado a generar ilusión para aferrarse a la supervivencia.

Cuando el descrédito es evidente, nuestros líderes debieran entrelazar los intereses políticos y ciudadanos para formar un único paño. Del telar del PSOE andaluz, no podrá salir un buen género. La situación provocada recuerda al emperador del cuento que pretendía hacer creer que vestía un maravilloso traje cuando en realidad iba desnudo. La moraleja del cuento nos indicaría que por mucho que el «aparato» reafirme el valor de la convocatoria, con una materia prima de tan escasa calidad democrática, hablar de primarias es tomarnos por primos.

http://wp.me/p38xYa-ie

Post relacionados vistos en otros blogs: “Izquierda Socialista” ante las primarias del PSOE-A, por José Antonio Pérez Tapias Primarias y “contingencias”, por Javier Aristu Mi posición ante las primarias del PSOE-A, por Ignacio García Fenoll Urnas de cartón, por Luis G. Chacón

Anuncios

6 comentarios sobre “Las primarias y los primos

  1. En un “partido de masas” como es PSOE, con un modelo de organización muy estructurado (funcional, territorial y sectorial), la ruptura con la organización histórica no es nada sencilla. Estoy totalmente de acuerdo que se debe exigir una participación sin trampas de los militantes, simpatizante y votantes a la hora de designar a la persona que será uno de los ejes del partido. Pero ojo, empecemos a exigir la participación a todos los partidos políticos y en todas las organizaciones sociales. No nos ceguemos con este caso y el árbol no nos deje ver el bosque.

    1. Estoy de acuerdo, pero el caso que nos ocupa es el del PSOE. Desde luego poca credibilidad tienen quienes desde la derecha política y mediática exigen más democracia en el PSOE. Soy muy crítico con esta convocatoria porque una vez más se pierde una oportunidad para avanzar en un modelo de organización trasparente, abierta y democrática. Los resultados de esta farsa de primarias es que no habrá primarias: sólo la candidatura señalada por el “aparato” consiguió los avales. Como se apunta en el post el problema no era de tiempo (pese a ser escaso y en periodo de vacaciones) el problema es que la vida interna está amodorrada y su periodo de hibernación dura demasiado.

      Es cierto que deberíamos ser exigentes con todos por igual pero, como de la derecha no espero nada, ni le voto ni le pido nada.

  2. Vebarte: ¿Las ideas? ¿Eso qué es? Tampoco se habla de proyecto y, salvo que esté mal informado, tampoco de cómo combatir la corrupción. La preocupación de los aspirantes a candidatos es conseguir los avales . Lo único bueno, por ver algo positivo, es la posibilidad de corregir los errores detectados. ¿Tiene sentido, por ejemplo, que en la actualidad se puedan hacer muchos trámites administrativos y económicos con la firma digital pero no se admitan los avales electrónicos?

    Benjamín: El problema no es que lleven tantos años. En el caso del PSOE-A no llevan tantos años ni los miembros de la ejecutiva regional ni los aspirantes a candidatos. El problema es el modelo de partido y el sistema de elección de los candidatos. Las primarias que es un sistema mejor que los utilizados en otras ocasiones se queda en nada si no se dan las condiciones para hacer de la convocatoria un ejercicio de activación democrática.

  3. Una de las cosas que más llaman la atención de las primarias es precisamente que se habla de candidatos, de apoyos, de componendas, de avales o de zancadillas. No he escuchado, en ningunas primarias del PSOE, que se confronten proyectos e ideas y en éstas más de lo mismo.

    El descrédito primario se ha ganada a pulso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s